Foto: EFE
Reunida en Monterrey, México, la Junta de Accionistas de Arca Continental, la segunda mayor embotelladora de Coca-Cola en América Latina, decidió esta tarde autorizar la adquisición del total de acciones de Lindley, medida que incluye las acciones comunes y los títulos de inversión.

Arca ya había adquirido el 53,5% de las acciones comunes en setiembre, operación por la que pagó US$910 millones a la familia Lindley, y que desató una controversia con los poseedores de los títulos de inversión de la embotelladora en Perú de de Coca-Cola e Inca Kola, quienes reclaman por no haber sido incluídos en el acuerdo.

Ahora la firma mexicana ya tiene luz verde para ir detrás del restante de las acciones comunes (alrededor de 8%, pues Coca-Cola Company mantiene el 38,5%) y para intentar una nueva oferta ante los inversionistas en minoría, entre los que figuran el expresidente chileno Sebastian Piñera,  y las firmas del vecino país Fratelli Investment (de propiedad de la familia Solari) y Larrain Vial.


Por su parte, Arca Continental sostiene que el precio ofertado está 36% por encima de la cotización promedio en Bolsa de cada acción de Lindley, en los 30 días posteriores a su venta.

Como ambas partes no llegan a un acuerdo, el caso ha sido llevado ante la Superintendencia de Mercados y Valores (SMV), instancia que ya ha iniciado una investigación para determinar si efectivamente la operación entre Arca y Lindley vulneró los derechos de los inversionistas en minoría.