Foto: Andina
Si bien la posibilidad de que en el Perú se desarrolle un Fenómeno del Niño de magnitud extraordinaria ha disminuido, el ministro de Agricultura y Riego (Minagri), Juan Benites, advirtió que uno de los riesgos que sí podría estar generándose es la presencia de sequías.

De acuerdo con el funcionario, mientras en la zona centro del país se ha recuperado el nivel de lluvias, en las regiones del sur como Arequipa, Moquegua y Tacna se está observando la ausencia de precipitaciones.

Según detalló, para enfrentar una eventual sequía ocasionada por el Niño, el sector cuenta con un presupuesto de  S/.350 millones, los cuales se destinarán a mitigar el impacto, fundamentalmente en la agricultura.

OBRAS CASI LISTAS
Benites dio estos detalles durante la reunión del Consejo de Gestión de Riesgo ante el Fenómeno del Niño, en el que participan además otros seis ministros, y a la que asistieron los integrantes de la Comisión Especial del Congreso, encargada de la supervisión, fiscalización, seguimiento y control de las acciones de prevención y mitigación de este fenómeno climático.

En su exposición, el ministro informó que hasta la fecha se ha logrado la limpieza de más de 2,136 kilómetros de ríos, drenes y quebradas en las 21 regiones declaradas en emergencia por El Niño, en las que el Gobierno puso en marcha un plan de intervención multisectorial.

“Todas las actividades de prevención y mitigación ante el Fenómeno El Niño (FEN) que se han ejecutado en las regiones declaradas en emergencia serán culminarán a fines de año”, agregó.

Comentó que su sector ha realizado también 587 actividades preventivas como la descolmatación del cauce de ríos y labores de limpieza de drenes, quebrada, diques y otras, con una inversión superior a los S/.523,5 millones, las cuales han permitido estar preparados ante la presencia de un evento climático fuerte o moderado.

Finalmente, sostuvo que uno de los principales logros del Minagri es haber implementado el Seguro Agrario Catastrófico (SAC) para las campañas agrícolas 2015-2016 y 2016-2017, el cual cubrirá más de 550 mil hectáreas de cultivos, que pueden sufrir los embates de fenómenos naturales, como heladas, inundaciones, deslizamientos, plagas, entre otros.