Foto: Andina
Todos los días, en las calles de las principales ciudades del país, a cualquiera hora del día, uno suele encontrar un vendedor ambulante ofreciendo aquello que parece considerar de inmediata necesidad del transeúnte: todo tipo de alimentos, artículos de oficina, cigarros, utensilios de cocina, juguetes para niños, adornos para la casa, entre otros. 

Se trata de una fuerza de trabajo, que ante la dificultad de insertarse en el mercado laboral tradicional por diversos factores, genera su propia fuente de ingresos, y que en espacios públicos como el Cercado de Lima o las inmediaciones de Gamarra suele ser considerada un problema.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI), solo en Lima hay alrededor del 300 mil vendedores ambulantes, de los cuales el 74,7% son mujeres, un 50,6% tiene entre 25 y 44 años de edad y el 7% tiene educación universitaria (57% solo secundaria).

Para este grupo laboral, que vive del ingreso diario, un proyecto de ley en el Congreso plantea facilitarles el acceso a una protección en salud, mediante EsSalud, y a una pensión de jubilación, administrada por la Oficina de Normalización Previsional (ONP).

La iniciativa Nº 5029 fue presentada por la agrupación Solidaridad Nacional, fundada por el actual alcalde de Lima, Luis Castañeda. Según cifras de la comuna capitalina, solo en el Cercado habría más de 6,000 comerciantes ambulantes,  de los cuales cuatro mil son informales y solo don mil contarían con la autorización para trabajar de la Gerencia de Desarrollo Económico (GDE) de la comuna y los otros. 

¿Cómo se aplicaría la ley? Los aportes no podrían ser menores al 4% de la remuneración mínima vital, calculados sobre la base de 12 aportaciones mensuales al año y se financiarían con el pago de los propios afiliados, con lo que se descarta algún tipo de subsidio por parte del Estado.

Por lo pronto, el texto de la propuesta ha sido decretado a la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Parlamento para su debate. Si logra el visto bueno de este grupo de trabajo, pasaría a su debate en el Pleno, pero el próximo año, a partir de marzo, pues ya culminó la legislatura actual.