Alrededor de 93 millones de brasileños amanecieron este jueves sin WhatsApp, la aplicación de mensajes de texto y voz más usada en el país, luego de que la jueza del Estado de Sao Paulo, Sandra Regina Nostre Marquez, ordenara a las operadoras de telefonía que bloquearan el sistema por 48 horas, como una medida de amonestación a la compañía por no colaborar con una investigación criminal a un supuesto narcotraficante.

Tras cerca de 12 horas sin funcionar, en medio de la molestia de la población que prefiere la aplicación debido a los altos costos que los servicios de telefonía tienen en el país, el juez de la Sala Penal 11, Xavier de Souza, dictaminó el restablecimiento del servicio al sostener que "a raíz de los principios constitucionales no era razonable” que millones de brasileños resultaran afectados por la supuesta falta de la empresa, hoy propiedad de Facebook que la adquirió el año pasado al pagar US$22 mil millones.

Según estadísticas locales, cerca del 93 millones de pobladores en el país más grande de Sudamérica se comunica a diario por WhatsApp pues los planes de los operadores móviles son los más costosos de la región. Con el bloqueo, la rutina de trabajadores, fundamentalmente jóvenes, así como de población de escasos recursos se vio afectada.

Luego de la suspensión de la arbitraria medida, en Brasil solo se hablaba del tema. En la víspera, el director y cofundador de WhatsApp, Jan Koum, dijo sentirse "decepcionado" con la "miope decisión" del tribunal de cortar el acceso al servicio. "Es triste ver cómo Brasil se aisla a sí mismo del resto del mundo", declaró.

También se pronunció el creador de Facebook y propietario de Whatsapp,Mark Zuckerberg, quien en su red social dijo que estaba "estupefacto" por la decisión del juez brasileño y porque sus "esfuerzos por proteger los datos de las personas acaben en una decisión tan extrema que castiga a todos y cada uno de las personas en Brasil que usan WhatsApp".

NO ES LA PRIMERA VEZ

Pero esta no fue la primera vez que la justicia brasileña impone un bloqueo en el servicio de WhatsApp. En febrero de este mismo año, una investigación sobre una red de pedofilia fue el motivo para paralizar el acceso a la aplicación, lo cual benefició a su competidor Telegram, que anunció la suma de dos nuevos millones de usuarios.

Adicionalmente, en agosto se reportó que las más grandes operadoras de telefonía en Brasil estaban buscando una forma de presentar una acción legal contra la popular aplicación de mensajería. De acuerdo a información obtenida por la agencia Reuters, las compañías preparaban un documento con argumentos económicos y legales.

Dicho documento iba a ser presentado ante la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil (Anatel), el regulador de telecomunicaciones. Los operadores se quejaban de que tenían que pagar US$7 a Anatel por la activación de cada número de teléfono nuevo, y US$3 más anuales por el mantenimiento de cada línea, mientras WhatsApp hace uso de esos mismos números sin pagar ningún impuesto.