Foto: Andina
La probabilidad de que el fenómeno El Niño mantenga una intensidad fuerte en el verano del 2016 ha disminuido en los últimos días, según el Área de Estudios Económicos del BBVA Research. Lo más probable es que la intensidad que se había previsto se modere, anotó.

Sin embargo, esto no implica que deje de tener un impacto negativo sobre la actividad económica, sino que este será más acotado, indicó el economista principal de la citada entidad, Francisco Grippa.

“Esta moderación del fenómeno climático le ha dado un mayor espacio al Banco Central de Reserva (BCR) para enfocarse en contener las expectativas inflacionarias sin preocuparse tanto en que eso dañe la frágil recuperación de la economía”, explicó.


PRECIOS SEGUIRÁN SUBIENDO
Para el BBVA Research, era necesario “apretar” la posición de la política monetaria pues la inflación está alta, fuera del rango meta (entre 1% y 3% al año), de manera persistente (la mayor parte del tiempo en los últimos cuatro años se ha ubicado por encima del 3%) y generalizada (los grandes rubros del índice de precios al consumidor como bienes, servicios, alimentos, energía avanzan todos a un ritmo que excede el 3% interanual).

El público está dudando de que la inflación vuelva a situarse por debajo del 3% en un buen tiempo, algo que encuentra apoyo en la evolución que han tenido los precios durante los últimos años. Por ello, era importante empezar a dar señales claras de que ese compromiso se mantiene”, afirmó Grippa.

La entidad previó, además, que la inflación anualizada llegaría a ubicarse en 4,5% durante el primer trimestre del próximo año. Situación que a pesar de ser temporal podría resistirse a ceder, lo que apuntaría a la necesidad de efectuar ajustes monetarios adicionales por parte del BCR.

“Estimamos que estos eventuales ajustes adicionales en la tasa de política serían graduales, dosificados, para no comprometer la recuperación de la actividad económica”, finalizó el BBVA Research.