Foto: Andina
La tendencia al alza de los precios al consumidor, fundamentalmente por factores estacionales  (en noviembre el pollo subió por especulación y los productos de origen agrícola por El Niño), llevaron al Banco Central de Reserva (BCR) a elevar su tasa de interés referencial de 3,50% a 3,75% para contener así nuevas presiones inflacionarias.

En un comunicado, el directorio de la autoridad monetaria informó que acordó elevar su indicador del costo del dinero porque las expectativas de inflación se encuentran por encima del rango meta (entre 1% y 3%). Sin embargo, anotó que espera que converjan al límite durante el 2016.

“Los precios han sido afectados por factores temporales como el aumento del costo de algunos alimentos y servicios públicos, así como por la depreciación cambiaria. Factores que no deberían trasladarse de manera generalizada al resto de precios de la economía”, comentó el BCR.

Otros factores que ha tomado en cuenta el ente a cargo de la política monetaria en el país es que la actividad económica se viene recuperando de manera gradual y los indicadores internacionales muestran señales mixtas de recuperación de la economía mundial, así como volatilidad en los mercados financieros y cambiarios externos

El Banco Central recordó que solo en noviembre, el índice de precios al consumidor subió 0,34%, con lo que la inflación interanual pasó de 3,66% en octubre a 4,17% en el penúltimo mes del año. El alza fue generada por el aumento en los alimentos perecibles pues la tasa de inflación sin alimentos y energía fue de 0,12%.

El directorio agregó que se encuentra atento a la proyección de la inflación y sus determinantes para considerar, de ser necesario, ajustes adicionales en la tasa de referencia que conduzcan a la inflación al rango meta en el horizonte de efectividad de la política monetaria.

Analistas y entidades financieras ya habían previsto que el ente emisor anunciaría una subida en su tasa clave. Incluso, han anotado que continuaría haciéndolo el próximo año, hasta llegar a 4%.