Foto: Andina
Para el Banco Central de Reserva (BCR), los peruanos estamos pagando demás tanto por electricidad como por combustibles por razones que el gerente general de la citada entidad, Renzo Rossini, califica de “absurdas”. Esto está influyendo en la trayectoria de la inflación, cuyo incremento en los últimos 12 meses bordea ya los 4,17%, tasa por encima del rango meta del ente emisor.

En el caso de las tarifas de electricidad -que en los últimos 12 meses se elevaron 19,2% para los usuarios domésticos, y 22% para los industriales y comerciales-, el incremento es ocasionado porque la energía para las familias sigue la tendencia de la cotización del dólar, la cual ha pasado de S/.2.90 al cierre del 2014 a S/.3,37 en diciembre de este año.

Esto  es medio absurdo porque para nosotros la electricidad es un no transable y no debería moverse con el tipo de cambio, pero así está en los contratos. Y es más absurdo porque el Perú tiene un 40% de reservas (de electricidad)”, comentó Rossini.

Este es uno de los principales factores que llevarán a los precios al consumidor a cerrar el año con una alza de 4% o 4,1%, además del impacto por los mayores precios de algunos alimentos como la papa.

No es el único. El actual nivel alto de inflación (llegó a 0,34% en noviembre) pudo ser más bajo si se hubiese trasladado la caída del precio del crudo a nivel internacional al mercado local (el barril se vende alrededor de US$40 en el mundo).

“Los combustibles debieron bajar entre 10% y 15% más y no lo que han bajado”, cuestionó el funcionario. Justamente, ayer, Osinergmin reportó que el precio de las gasolinas y el GLP a granel se incrementó hasta 3,8% en la última semana.

Pese a esta situación, el BCR espera que el próximo año la inflación converja al rango meta (entre 1% y 3%) y cierre en 2,9%. El representante de la autoridad monetaria, proyectó además que la economía se aceleraría hacia la última parte del año y crecería entre 3,8% y 3,9% debido a un mayor consumo y una mayor producción minera.

“Si bien para este año prevé un crecimiento de 2,9% a 3%, Rossini espera que la economía se recupere y crezca un 4% el próximo año ante el avance de 1,5% de la inversión privada y un repunte de 10,9% de la inversión pública”, finalizó.