Foto: Andina
El bajo crecimiento económico y la cercanía de las elecciones presidenciales estarían generando cautela en el sector empresarial formal, que ante el incertidumbre ha optado por disminuir sus expectativas de contratación de nuevo personal en los próximos meses.

Un estudio de la consultora Manpower realizado en el ámbito nacional, y que incluyó entrevistas a 700 empleadores, reveló que apenas un 19% tiene previsto aumentar sus planillas durante el primer trimestre del 2016, otro 11% ha planeado realizar despidos, un 68% no hará cambios y el 2% aún no ha decidido que acciones tomará.

Con este resultado, la Expectativa Neta de Empleo de Manpower para los meses de enero a marzo del próximo año, se ubicó en 6% (en términos ajustados), resultado menor al 7% registrado en el trimestre previo, cuando el 79% de empleadores no planeaba implementar cambios, solo un 7% haría recortes en las nóminas y el 13% iba a contratar más trabajadores.

“Los empleadores en Perú están siendo más cautelosos con respecto a sus planes de contratación para los próximos tres meses. Sin embargo, las oportunidades para quienes busquen empleo siguen siendo positivas en sectores económicos clave”, comentó el gerente general de Manpower Perú, Marco Nicoli.

POR SECTORES Y REGIONES
La Encuesta de Expectativas de Empleo de Manpower detalla, además, que en seis de ocho regiones del país las empresas mantienen planes positivos de contratación para el siguiente trimestre. “Los empleadores en Ucayali reportan las intenciones de contratación más optimistas con una expectativa neta de empleo de 19%, seguidos por los de Lima con un 14%”, precisó la consultora. 

Las regiones menos optimistas sobre la situación del empleo en sus negocios son las de La Libertad y Piura, con expectativas netas de -3% en el próximo trimestre.

Si se analiza por sectores, en los rubros banca, finanzas, seguros y bienes raíces, se espera que la demanda de talento se mantenga estable. En tanto, en el sector manufactura, casi tres de cada 10 empleadores planean aumentar su fuerza laboral. “Este optimismo nos está ayudando a minimizar el impacto de las expectativas debilitadas en los sectores de comercio y de administración pública y educación”, detalló Nicoli.