Foto: Andina
Los precios del petróleo cerraron este lunes en su nivel más bajo en siete años, afectados por la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no cambiar su política de producción pese a la la sobreabundancia mundial.

El precio del barril de “light sweet crude” (WTI) para entrega en enero perdió US$2,32 y se ubicó en US$37,65 en el New York Mercantile Exchange (Nymex), su piso para el contrato de referencia desde el 18 de febrero de 2009, cuando cerró en US$34,62.

En tanto, el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en enero llegó a US$41,81 en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, nivel inédito que no ocurría desde el 12 de marzo de 2009.

De acuerdo con el portal Infobae, los precios del oro negro han perdido un 60% en los últimos 18 meses: valían en promedio US$100 el barril en junio del 2014, contra los US$40 que cotiza actualmente.

El viernes, en una reunión en su sede de Viena, la OPEP –que produce más de una tercera parte del crudo mundial decidió mantener su estrategia y no reducir su producción, pese a las peticiones de países como Venezuela, que buscan una menor oferta para impulsar los precios.

La OPEP tiene como tope de producción 30 millones de barriles por día (mbd), aunque actualmente varios estudios señalan que la oferta del cártel suma ya cerca de 32 mbd.

“La decisión de la OPEP de proseguir su política, aplicada ya desde hace tiempo, de defender su cuota de mercado está generando temores de que este exceso de abundancia (de crudo) pese de forma duradera en el mercado”, comentó Gene McGillian, de Tradition Energy, para quien los precios pueden caer “aún más bajo”.