Foto: Andina

Con la asistencia de tan solo 66 de los 130 legisladores y pese a los cuestionamientos tanto del Ejecutivo como de expertos, el Pleno del Congreso aprobó por unanimidad el proyecto de ley que permitirá a los afiliados de las AFP retirar el 95,5% de su fondo acumulado a los 65 años de edad.

Cerca de las 10 de la noche, después de un cuarto intermedio, el presidente de la Comisión de Economía, Modesto Julca, aseguró que la norma apunta a reactivar la economía, mediante el consumo, pues los trabajadores, al cumplir la edad de jubilación legal en el Perú, podrán decidir entre contratar una pensión -ya sea con una AFP o una compañía de seguro- o solicitar a la administradora el dinero aportado "en las armadas que considere coveniente".

Los afiliados que opten por disponer de casi el total de su dinero acumulado en su cuenta de capitalización individual (el 4,5% restante irá a EsSalud) no podrán acceder a algún tipo de garantía estatal, según señala el texto de la iniciativa.

Tras la exposición de Julca, el presidente del Congreso, Luis Iberico, llamó a votación sin dar mayores detalles del nuevo dictamen pues, según dijo, copias del texto ya habían sido distribuidas entre los presentes en el Pleno. Finalmente, 66 votaron a favor y cero en contra. Al finalizar, el conteo de votos y luego de una breve celebración de los legisladores presentes (la mayoría apunta a ser reelegido en las elecciones de abril del próximo año), se levantó la sesión.

EN MANOS DEL EJECUTIVO

En la víspera, el presidente de la Asociación de AFP, Luis Valdivieso, sostuvo que la propuesta tendría que ser observada por el Ejecutivo pues, debido a que pone en riesgo el sistema previsional, sería inconstitucional.

En días previos, el ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, comentó que debido al contexto electoral este no sería el mejor momento para debatir algún tipo de cambio en el sistema privado de pensiones. No fue el único que desde el Ejecutivo intentó detener el debate de la medida. El premier, Pedro Cateriano, llegó a pedir a los legisladores "mayor profundidad" y reflexión en sus propuestas.

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), entidad que tendrá que reglamentar la ley si finalmente el Ejecutivo no la observa, también se ha mostrado en contra de permitir que los afiliados accedan a casi al total de su fondo al jubilarse pues se les despoja de la posibilidad de un ingreso futuro ante cualquier eventualidad.

Además de la libre disponibilidad del ahorro acumulado, el texto aprobado esta noche por el Congreso extiende hasta el 2018 el régimen de jubilación anticipada por desempleo (REJA) y establece la imprescriptibilidad de las deudas de las empresas e instituciones a las AFP. Esta última disposición busca facilitar la recuperación del dinero descontado a los trabajadores y que, irregularmente, no fue depositado por los empleadores a las administradoras. La deuda suma ya S/.16 millones y proviene tanto del sector público como del privado.

VIVIENDA O ENFERMEDAD TERMINAL

El documento votado por el Congreso esta noche incluye otras dos disposiciones, planteados por legisladores durante el debate de este jueves que podrían complicar su promulgación como ley pues destinan el fondo creado para asegurar una pensión a fines distintos al previsional, señalado en la Constitución peruana.

De esta forma, la norma indica que el afiliado podrá usar el 25% de su fondo como garantía para una primera vivienda o también tendrá la posibilidad de retirar el 50% de su ahorro obligatorio en caso sufra de alguna enfermedad terminal o haya sido diagnosticado de cáncer.