Foto: Andina
Comencemos por la sesión final de ayer con Moises Naim. Dijo varias cosas importantes, pero quedémonos con una. La etapa por la que pasó América Latina en la última década no tiene precedentes. La cantidad de personas que han pasado de la pobreza a la clase media, tampoco. Siendo así, el proceso de desaceleración en marcha también genera una condición que no había estado presente antes. Esta clase media es más exigente, reclama más sus derechos y está dispuesta a tomar las calles. Entonces el reto, entre otros, es cómo hacemos para que esa clase media no vuelva a la situación previa, para que no retrocedamos.

Ahora bien, Naim considera que el Perú es uno de los países con mejores condiciones para pasar este bache. ¿Qué tenemos que hacer? La palabra clave es institucionalidad, pero como bien dice, pocos tenemos conciencia de lo que ello implica. Porque, como también lo ha resaltado Eduardo Dargent, la institucionalidad vigente es funcional a una estructura del poder. Cambiar el marco institucional implica modificar esa estructura de poder. ¿Entonces? Los partidos políticos son los que juegan un rol fundamental en mediar en ese proceso. ¿Los tenemos? No.

Desde nuestra perspectiva, ahí radica el principal riesgo. En un contexto así, solo queda tener fe en los liderazgos, particularmente en el que sea el próximo presidente del Perú. Y ahí, recogemos una idea de Alberto Verme, un ejecutivo peruano top en el mundo de las finanzas. Necesitamos liderazgos con visión, responsabilidad y humildad. ¿Los tenemos? Consultado Naim sobre tres reformas que debería hacer el Perú, dijo que solo una. La del Poder Judicial.

Hoy en la mañana arrancó Verónica Zavala. Dijo muchas cosas interesantes, pero queremos quedarnos con una, como en el caso de Naim. ¿Cómo resolvemos el problema de la informalidad? Que es pernicioso en varios aspectos, no sólo el económico. Verónica Zavala puso el énfasis en la necesidad de acercar el Estado a las personas con mejores servicios básicos. Suena genérico pero es muy relevante si consideramos que en la segunda mesa del día Julio Luque, importante consultor empresarial, afirmó que la única salida es la reforma laboral/reducción de costos.

Hay una diferencia sustantiva respecto a cuál es el origen del problema. ¿Qué dice la experiencia internacional? Qué Verónica Zavala tiene la razón. Para mayores referencias, en su informe reciente sobre el Perú, la OCDE llama la atención sobre la informalidad y afirma que la reducción de costos no cambiará esa realidad. ¿Dónde cree la OCDE que se requieren cambios en el campo laboral? En la dificultad que tienen las empresas para despedir personal en momentos críticos como el que están enfrentando muchas en este momento debido a la desaceleración.

Pero en la CADE la respuesta que más aplausos genera es la fácil, la de siempre: reducción de costos.
¿Algo más? Aquí el ánimo es uno. La piñata es el Ministerio de Economía, es el responsable de todo. Desde 1992, como señaló Julio Luque, el país se puso a trabajar y a caminar, pero ahora... No sabemos exactamente qué ha cambiado. Lo que sí corroboramos es que en los siguientes ochos meses nada cambiará en el animo empresarial ni en el del gobierno. La mala vibra continuará y será responsabilidad de ambos. Que cada quien chape su parte.