Foto: Andina
No llegué a la exposición de Martín Pérez y Fernando Cillóniz, presidente de la Confiep y del gobierno regional de Ica, respectivamente. Elsa del Castillo, rectora de la Universidad del Pacífico, habló sobre las expectativas de los jóvenes, su interés para participar de la solución de los principales problemas del país pero su rechazo a hacerlo desde la política.

Me comentan que Pérez basó su exposición en indicadores de la OCDE, y en lo lejos que el Perú está de ellos a pesar del avance de los últimos diez años. Estamos en las ligas menores. Una pregunta que le haremos en estos días es si la Confiep apoyará las leyes para combatir la elusión tributaria, para que la UIF pueda levantar el secreto bancario de los sospechosos de delito, y para que las empresas privadas puedan ser investigadas en actos de corrupción de manera paralela a los ejecutivos involucrados. Todas son exigencias de la OCDE a las que la anterior dirección de la Confiep se opuso.

Ahora bien. Ya en las preguntas llegaron esos lugares comunes de las CADE. Augusto Álvarez preguntó qué necesita el Perú en los próximos cinco años. Martín Pérez dijo algo cierto, se requieren líderes con convicción de las reformas que se tienen que hacer. Si no es así, es difícil movilizar a una administración pública dormida, sin guía ni norte claro. ¿Y por qué es así?

Cilloniz reiteró el problema de los funcionarios públicos que tienen temor de tomar decisiones. ¿Solución? Despedirlos. ¿Algo más? Resaltó la calidad de los ministros del gabinete del actual gobierno, pero enfatizó que hay dos que son los principales responsables de la desaceleración, el de Economía, Alonso Segura, y el de Ambiente, Manuel Pulgar Vidal. Los aplausos no se hicieron esperar. Como tampoco que nos preguntáramos. ¿Cuántos presidentes regionales han dicho lo mismo en los últimos años y se les ha tildado de antisistema? O ni atención se les ha prestado.

Ahora que un empresario del establishment es presidente regional y se choca con los límites construidos por el propio modelo, aquello que sonaba a rebeldía suena ahora consistente. El problema, creemos, va más allá de las personas. Que Cilloniz lo esté viviendo ahora, no quiere decir que recién exista. Si el MEF fue el principal impulsor de las reformas económicas que nos han permitido avanzar hasta dónde hemos llegado, también ha sido el principal obstáculo particularmente del desarrollo regional. Y eso, apoyado del mismo gran empresariado que hoy se queja de los límites del "modelo" y aplaude a Cilloniz.

Una más que acabamos de escuchar. Preguntado Cilloniz sobre por qué en las regiones se eligen autoridades probadamente corruptas, dijo que la respuesta la ha dado Aldo Mariategui. El problema son los "tarados". ¿Serán los mismos que hoy pretenden votar por Keiko Fujimori?

¿Más soluciones? Simplificación, simplificación, simplificación. Bueno, y lo que escriba Aldo Mariátegui para entender la realidad nacional.

¿Algo más? Los empresarios salvarán al Perú. No es broma. Eso es lo que en verdad aquí creen.

Una broma para el cierre. Augusto le pregunta a Elsa del Castillo qué haría si fuese presidente. Ella responde que en realidad le gustaría ser la mamá que tenga la responsabilidad de criar a un futuro Presidente, porque con valores, este país es viable. Muy cierto. Aunque Álvarez le recuerda que las mamás de los presidentes no suelen ser bien recordadas por la población.

Ahora viene la exposición de Moisés Naim. Ya les contamos.