Foto: Andina
Una investigación del banco suizo UBS en 71 ciudades principales en el ámbito global reveló que Lima es la tercera ciudad de América Latina donde su población gasta más al comprar alimentos, con un desembolso estimado en US$317, por encima de lo se requiere en Santiago de Chile (US$308), Sao Paulo (US$303) y Bogotá (US$289).

De acuerdo con el estudio 'Precios y remuneraciones 2015', la urbe más cara de la región para adquirir comestibles es Buenos Aires, la capital argentina, con US$462, monto que la ubica entre las 25 ciudades más caras para sus habitantes debido al problema de inflación que enfrenta su economía. Le sigue Río de Janeiro, con US$330, como la segunda capital más cara de la región.

EN EL MUNDO
Zúrich, Seúl y Nueva York se coronan en el ranking de UBS como las plazas donde ir a un establecimiento a adquirir alimentos se acerca al lujo. En la ciudad más poblada de Suiza, por ejemplo, el pago es de US$738; en la capital de Corea del Sur llega a US$688; mientras que en el centro financiero de Estados Unidos es de US$632.

Le siguen en el cuarto y quinto lugar Ginebra y Chicago, respectivamente, con un gasto de US$623 y US$586, cada una. En la parte más baja de la lista se ubican Kiev (US$166), Sofía (US$214) y Nueva Delhi (US$233), las localidades más baratas en Ucrania, Bulgaria e India para abastecerse de los productos de pan llevar.

QUÉ SE EVALÚA
El ranking elaborado por el UBS, una de las mayores entidades financieras del mundo, toma en cuenta una canasta compuesta por 39 productos de consumo frecuente, entre los que se incluyen leche, pan, carne, pescado o arroz, entre otros, con un costo promedio mundial de US$400.

Si bien, estos productos varían en calidad y tipo, son comparables entre sí en las diferentes naciones donde son consumidos. Así, si un kilo de pan en Zúrich es cinco veces más caro que en Bucarest (US$3,50 dólares contra 71 céntimos), la misma cantidad de arroz en Tokio cuesta el doble que en Manila. 

Asimismo, hay 55 ciudades donde la carne es más cara que el pescado. La carne más asequible está en Kiev, con un precio de US$2,60 el kilo, 10 veces más barata que en Ginebra o Zúrich, mientras el pescado con el precio más accesible está en Shanghái y Rio de Janeiro (el kilo vale US$2,2 dólares, ocho veces menos que en Suiza).