La “alianza estratégica” que esta mañana anunciaron Latina y Panamericana podría afectar no solo la libertad de información de todos los peruanos si no también el negocio publicitario del rubro, indicó a PODER el jefe del Departamento de Economía de la PUCP, José Tavara.

Sin embargo, no es posible cuantificar el impacto debido a que en el país no contamos con un régimen de control previo de adquisiciones y fusiones que proporcione suficiente información  sobre la implicancia de la operación.

“No estoy seguro de que necesariamente representen una amenaza, pero habría que examinar cuánto afectaría al mercado. Lamentablemente, no tenemos un mecanismo de control debido a que tanto lobbistas como congresistas han impedido que se dé el marco legal necesario”, anotó el experto.

FILTRO NECESARIO
En el caso específico del negocio de la televisión, por ejemplo, “ha pesado más el bloqueo que los propietarios de los medios han ejercido en la asignación de bandas que deberían destinarse a la televisión educativa”, señaló.

Aunque el gerente de Panamericana, Leonardo Biggot, ha descartado una compra por parte de  Latina, la unión entre ambos canales representaría a un medio de comunicación que ahora tendría para ofrecer -al momento de vender publicidad- casi el 40% de participación del mercado (a fines del 2014, el canal de la Avenida San Felipe ya había conquistado el 28%).

“No hay una compra accionaria, esto es una alianza estratégica con la finalidad de unir sinergias y aprovechar las fortalezas de ambos canales, para ofrecer una plataforma más completa y de mayor contenido”, ha precisado Biggot en Semana Económica.

¿Es necesario contar con un control previo de adquisiciones? En el ámbito regional, únicamente no lo tienen Perú, Cuba y Guatemala, pero en Guatemala ya se está discutiendo su implementación. Y en Cuba, no hay porque casi todo está en manos del Estado, incluso los medios de comunicación, sostuvo el experto.

OTRAS CONCENTRACIONES
Otro hecho que ha puesto en evidencia la vulnerabilidad del usuario peruano ante las grandes fusiones es la compra de SABMiller por parte de AB InBev, operación que será evaluada por reguladores en todo el mundo, menos en el Perú.

“El mercado cervecero local está super concentrado, pero no por la preferencia de los consumidores, sino porque durante años se permitió que empresas del rubro vayan comprando a sus competidores hasta crear un monopolio, generando que actualmente tengamos los precios más altos en el promedio regional y que los bolsillos de los accionistas se llenen del dinero de los consumidores”, explicó Tavara.

No es la única fusión que preocupa. La compra de la cadena de artículos de mejoramiento del hogar, Maestro, por parte de su competidor Sodimac, del grupo Fallabella, también tuvo que pasar por un control previo.

El director de Economía de la PUCP afirmó que, actualmente, hay altas concentraciones en el negocio de los mercados de alimentos, de bebidas, de prensa escrita, de cemento y de hidrocarburos, por lo que urge que el tema se ponga en agenda. “Ojalá que se debata en campaña electoral y el próximo gobierno se atreva a discutirlo seriamente”, finalizó.