Foto: EFE
BUENOS AIRES (EFE).- La policía allanó esta tarde la sede del Banco Central de Argentina, en el marco de una investigación contra funcionarios de la entidad por un presunto fraude a la administración pública, mediante operaciones a futuros del dólar.

La medida, que fue dispuesta por el juez federal Claudio Bonadio, se habría producido una semana después de que el presidente del Banco Central de Argentina, Alejandro Vanoli, y su directorio fueron acusados de vender reservas en dólares a un precio más bajo que el del mercado de futuros.

La denuncia señala que el Banco Central vendió dólares a "futuro" a marzo 2016 a 10,65 pesos argentinos por unidad, cuando la cotización para la misma fecha en el mercado de Nueva York era de entre 14 y 15 pesos.

Con dichos contratos a futuro, el Banco Central se compromete a entregar dólares a 10,65 pesos por unidad al 31 de marzo próximo, frente a una cotización oficial actual de 9,64 pesos. Si para marzo la cotización oficial está por encima del precio establecido en los contratos, el Banco Central debe entregarlos a ese valor pactado, con una millonaria pérdida para la entidad en caso de que el valor de la divisa en el mercado oficial alcance para entonces en torno a los 14 pesos por unidad.

El fiscal había pedido además al juez recoger pruebas (como informes al Banco Central) con el fin de averiguar desde cuándo se están operando estas ventas y con qué condiciones, entre otros documentos que podrían aportar información necesaria para la instrucción.

La investigación al Banco Central coincide con la campaña en Argentina para la segunda vuelta presidencial del próximo domingo y en la que uno de los principales temas de discusión es qué hará el próximo Gobierno con el complejo mercado cambiario local, en momentos en que las reservas monetarias han tocado su mínimo en nueve años

La semana pasada, Vanoli rechazó las acusaciones en su contra y señaló a la oposición como responsable de presentar cargos falsos.