Fuente: EFE
ANTALYA (Agencias).- Durante la reunión de líderes del G-20 que se realiza en Turquía, el presidente de China, Xi Jinping, aseveró que el mundo necesita con urgencia nuevas fuentes de crecimiento económico, según reportó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Ante el actual contexto de desaceleración, a los líderes mundiales se les están agotando las opciones para reanimar a la endeble economía global pues tras aprovechar por años el apoyo de los bancos centrales, ahora les cuesta hallar medidas viables para combatir un panorama cada vez más sombrío.

Ante la crisis financiera en 2009, el G-20 logró coordinar una respuesta de magnitud inusitada compuesta por inyecciones de gasto público y el respaldo de los bancos centrales. Desde entonces, sin embargo, estos países han tenido dificultades para reactivar su anémico aparato productivo y sus capacidades de coordinación muestran signos de agotamiento.

En ese sentido, Xi anunció que la cumbre del G-20 del 2016, que se realizará en la ciudad de Hangzhou, en el este de China, se centrará en reforma e innovación, en el mejoramiento de la gobernabilidad económica y financiera global, y en el fortalecimiento de la representación de mercados emergentes y países en desarrollo, informó Xinhua.

El Grupo de los 20 (G-20) es un foro de 19 países, más la Unión Europea, donde se reúnen regularmente, desde 1999, jefes de Estado (o Gobierno), gobernadores de bancos centrales y ministros de finanzas. Está constituido por siete de los países más industrializados —Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido— (G-7), más Rusia (G-8), más once países recientemente industrializados de todas las regiones del mundo (Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía) y la Unión Europea como bloque económico.