Foto: Andina
GINEBRA (EFE).- El fenómeno El Niño seguirá intensificándose de forma constante durante todo el 2015 y sus efectos podrán continuar hasta bien entrado el año próximo, por lo que los países deben extremar sus precauciones para minimizar las pérdidas humanas y económicas, dijo esta mañana la Organización Mundial de la Meteorología (OMM).

Según las predicciones del organismo internacional, el fenómeno climatológico de este año ya es el más fuerte de los últimos tres lustros y está en camino de convertirse en uno de los más potentes de los últimos 65 años.

La última vez que hubo un episodio intenso de El Niño fue en 1997-1998 y se estima que provocó más de 20.000 muertes y pérdidas por valor de 34.000 millones de dólares.

"Desde entonces, hemos avanzado mucho en el conocimiento del fenómeno, cómo actúa, dónde... por lo que podemos predecirlo y alertar a los países para que se preparen", comentó en rueda de prensa el director general de la OMM,Michel Jarraud.

Esta organización presentó hoy el último boletín sobre este fenómeno, en el que avisa de que las condiciones meteorológicas extremas se exacerbarán en los próximos tres meses.

El Niño es un fenómeno natural resultado de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial.

En agosto de este año, las temperaturas de la superficie del mar ya estuvieron entre 1,3 y 2 grados centígrados por encima de la media, superando en un grado los umbrales habituales de El Niño.

Las estimaciones apuntan a que, en lo que queda de año, la temperatura de la superficie del agua en las zonas central y oriental del Pacífico tropical superará la temperatura normal en 2ºC, por lo que el presente episodio de El Niño se situará entre los tres más fuertes registrados desde 1950 (1972/1973, 1982/1983 y 1997/1998).

"No podemos decir ahora si será uno de los tres más fuertes, el segundo más fuerte o el más fuerte de todos los registrados. Sólo sabemos que ya ahora es muy intenso y que se incrementará aún más en los próximos meses", explicó Jarraud.

EN EL PERÚ
Reciente, un reporte del Comité Multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) redujo de un 15% a un 5% la probabilidad de que el fenómeno climático en el país sea extraordinario en el verano del periodo 2015 - 2016, pero elevó desde un 40% al 45% la expectativa de que sea de magnitud fuerte, como en el ocurrido entre los años 1982-1983.

¿La razón? Se espera que la onda Kelvin cálida, formada entre la segunda quincena de setiembre y el mes de octubre, continúe su propagación hacia el Pacífico ecuatorial oriental y que llegue a la costa peruana a partir de la segunda quincena de noviembre.

Ello, según el Enfen, contribuiría a mantener el calentamiento anómalo actual e incluso podría incrementarlo, con posibilidad de alcanzar las temperaturas observadas en diciembre de 1982.

La Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg) ya ha estimado que los daños que podría ocasionar este fenómeno climático sobre el patrimonio nacional generarían costos por US$3.700 millones.