Fuente: SBS
A cinco días de que la Comisión Permanente del Congreso, discutiera su posible remoción del cargo,  Daniel Schydlowsky anunció su renuncia a la jefatura de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), mediante una carta enviada al Presidente de la República, Ollanta Humala.

“Esta renuncia la formulo con la convicción de haber desempeñado una importante labor al frente de la institución, tiempo en el cual se han realizado importantes modificaciones en los sistemas supervisados con el fin de mejorar la solidez de dichos sistemas, cautelar los intereses del público y propiciar mejores condiciones del servicio que brindan a la población”, refirió el exsuperintendente en el documento.

En las últimas semanas, Schydlowsky fue duramente cuestionado no solo por los congresistas, sino también por especialistas debido al proyecto de tablas de mortalidad que la institución que dirige presentó y que implicaban un aumento en la esperanza de vida de los peruanos, ocasionando una merma en la pensión de los futuros jubilados.

La iniciativa incluso generó el rechazo del jefe del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde; del ministro de Economía y Finanzas (MEF), Alonso Segura; y del Defensor del Pueblo, Eduardo Vega, quienes recomendaron mayor difusión de la herramienta y hasta su suspensión.

En el Legislativo, las bancadas de Fuerza Popular (fujimoristas), Concertación Parlamentaria (incluye al Apra), Dignidad y Democracia y el PPC presentaron esta semana una moción solicitando su remoción del cargo. Los parlamentarios no solo cuestionaban las tablas de vida sino también los constantes viajes del funcionario (en 51 meses de gestión registra 68 viajes al exterior que le costaron a Estado peruano US$13.000) y su salario, al que consideraban exorbitante (S/.41.000 al mes).

Es pertinente señalar que el tratamiento que en los últimos días se ha dado a decisiones  técnicas adoptadas por mi gestión, por parte de algunos congresistas de la República, constituye una amenaza que trasgrede el marco legal que rige a esta institución. Dicha situación se evidencia cuando se busca la remoción del Superintendente bajo cargos y procedimientos no previstos en la ley”, anota la carta de Schydlowsky.

Agrega que no debe exponerse a la institución y a los profesionales que la conforman, a decisiones arbitrarias que puedan perjudicar la institucionalidad y con ello generar consecuencias negativas en la estabilidad del sistema financiero y la institucionalidad reconocida en el ámbito nacional e internacional.

Esta situación, señor Presidente, obligan al suscrito a tomar la decisión de renunciar para no exponer a la institución, constitucionalmente autónoma y técnica, a una exposición política que genere un precedente negativo y una afectación a la institucionalidad”, finaliza la misiva.