Fuente: Andina
Sigue en marcha. El Tribunal Constitucional (TC) ratificó hoy la vigencia de la Ley Universitaria al rechazar las demandas de inconstitucionalidad presentadas por instituciones y congresistas contra diversos artículos de la norma, cuya implementación -entre otras cosas- significa la renovación de las autoridades y de los estatutos en las instituciones educativas públicas y privadas.

La demanda, admitida en agosto del 2014, fue interpuesta por el 25% de congresistas, representados por Martha Chávez (Fuerza Popular), entre los que están los legisladores que son dueños de centros universitarios o que tienen algún vínculo con una institución de este tipo. Luego se sumaron otras tres demandas del Colegios de Abogados.

Los magistrados que votaron a favor de la vigencia de la Ley Universitaria son Óscar Urviola Hani, Manuel Miranda Canales, Carlos Ramos Núñez, Marianella Ledesma Narváez y Eloy Espinosa-Saldaña Barrera. En tanto, Ernesto Blume Fortini y José Luis Sardón emitieron "voto singular".

LO QUE DICE EL FALLO
El fallo del TC detalla que la norma otorga un plazo de cinco años para que los docentes universitarios que no cuenten con el grado de magister se adecuen a las nuevas exigencias.

El voto mayoritario de los magistrados precisa, además, que la Ley no afecta la autonomía de las universidades y ratifica también la legalidad de la Superitendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sinedu), con sus funciones asignadas para el control de la calidad en la educación superior .

Señala, asimismo, que esta entidad tiene facultades para establecer las sanciones, dado que su finalidad "es asegurar de modo permanente la calidad de la educación universitaria, la temporalidad de la licencia y la posibilidad de disponer el cierre de aquellas universidades que no alcancen estándares mínimos de calidad".

"Las resoluciones de sanción deberán estar debidamente motivadas y la sanción que se imponga debe resultar proporcional a la naturaleza y gravedad de la infracción en que haya incurrido la universidad", puntualiza.

Sobre la edad para el ejercicio de la docencia universitaria, el TC indica que no es discriminatorio establecer los 60 años, dado que la norma establece también que una vez que se llega a esa edad, los docentes pueden seguir ejerciendo en forma extraordinaria, previa evaluación de sus capacidades.