Foto: Andina
A tan solo tres años de que el Congreso aprobara la reforma de las AFP, que implicó múltiples cambios desde la forma de pago de la comisión por administración hasta la diversificación de los instrumentos de inversión para los fondos, el sistema vuelve a estar en entredicho, esta vez para los candidatos a la presidencia, quienes cuestionan su eficiencia y ya plantean modificaciones.

¿La razón? La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) ha presentado un proyecto de norma que al actualizar las tablas de mortalidad que las administradoras y las compañías de seguro emplean para calcular la jubilación, elevan la esperanza de vida de los peruanos en tres años y, en consecuencia, reducen la pensión futura de los afiliados.

El fin de semana, la aspirante al sillón presidencial por la agrupación política Frente Amplio, Verónika Mendoza, calificó la medida como “inaceptable” y cuestionó que sean los trabajadores los que se sacrifiquen y no los propietarios de las AFP, cuyas ganancias no se tocan.

“Ahora resulta que vivir más se vuelve una mala noticia y un pretexto para que las AFP rebajen nuestras pensiones o nos cobren más comisiones”, sostuvo. “No se puede jugar con el dinero y el futuro de la gente”, anotó.
 
Por ello, propuso “una reforma integral” de este sistema -al que 5,9 millones han encargado el ahorro para su jubilación-, la cual ponga por delante el interés de las personas. 

No es la única. El  candidato del Apra, Alan García, en el mitín de presentación de su campaña afirmó que en un eventual gobierno suyo “se regularía la rentabilidad de las AFP para que los afiiados reciban más por su ahorro".

De acuerdo con el candidato, la ganancia que obtienen estas empresas por administrar el dinero de los afiliados “es cuatro veces más grande” que la de los fondos de los pensiones, los cuales en algunos momentos llegan a tener retornos negativos.

“Hace unos meses los fondos de los aportantes sumaban S/.117,000 millones, se cayeron a S/.112,000 millones, perdimos S/.5,000 millones, pero la utilidades de las AFP continúan. Todo eso hay que regularlo para terminar con la usura y el abuso”, comentó.

García cuestionó también la medida de la SBS que afectará las pensiones de los afiliados. “Se supone que vamos a vivir 90 años y hay que bajar las pensiones desde ahora. Pero resulta que las AFP si ganan sus utilidades como empresas, mientras los fondos pierden”, anotó.

Más audaz es lo que plantea el postulante de la agrupación política Orden, el excongresista Antero Flores-Aráoz, quien plantea liberar parte del fondo acumulado por el trabajador, una vez que este asegure una pensión mínima, con el fin de que pueda destinarlo a negocios que generen ingresos permanentes.

Para Flores-Aráoz, el sistema previsional privado debería tener el mismo criterio que con la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS), que facilita al trabajador el acceso al excedente de cuatro sueldos.