Foto: Andina
Conforme lo había anticipado, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) puso a disposición del público el proyecto de norma mediante el cual actualiza las tablas de mortalidad usadas por las AFP y las compañías de seguros al momento de calcular las pensiones de los que se jubilan en el Sistema Privado de Pensiones (SBS).

En la víspera, la entidad confirmó que este cambio afectará el monto de la pensión de los que soliciten su retiro a partir del 1 de enero del 2016, debido a que las nuevas tablas traen consigo un incremento en la esperanza de vida de los peruanos, lo que llevará a dividir el fondo acumulado por el trabajador en un mayor número de años.

Según el regulador, en el caso de los hombres, la expectativa de supervivencia pasa de 84  años a 87 años, mientras que para las mujeres, se eleva de 87 años a 90 años.

EN QUÉ SE APLICARÁN
El proyecto, publicado ya en la página web de la SBS, detalla que las nuevas tablas de mortalidad serán de uso obligatorio en el cálculo de las las rentas vitalicias correspondientes a pensiones de jubilación, pensiones de invalidez y pensiones de sobrevivencia, tanto para titulares, como beneficiarios e inválidos parciales.

También regirán el cálculo de las reservas matemáticas de las rentas vitalicias, así como el cálculo anual de pensiones en la modalidad de Retiro Programado en el Sistema Privado de Pensiones, cuyas solicitudes estén disponibles para cotizar a partir del 01 de enero de 2016 inclusive.

Asimismo, deberán emplearse para la liquidación y pago de los siniestros del seguro de invalidez, sobrevivencia y gastos de sepelio, siempre que las fechas de devengue sean a partir del 01 de enero de 2017 inclusive.

“Las actualizaciones periódicas en las tablas de mortalidad, por parte de la Superintendencia, tienen como correlato el reflejo en los cambios en la esperanza de vida y longevidad de la población afiliada al momento de optar por una pensión en el SPP, a efectos de garantizar el pleno cumplimiento del pago de las pensiones correspondientes, tanto en las modalidades de rentas vitalicias familiares o diferidas, como de retiro programado”, precisa el proyecto.

La iniciativa recibirá comentarios, tanto de los operadores del sector como de los usuarios, hasta el 30 de noviembre. Para ello, se ha habilitado un formulario electrónico.