Foto: Andina
El Poder Ejecutivo busca la autorización del Congreso para suscribir un convenio con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en materia ambiental. ¿El objetivo? Lograr un estudio técnico independiente que sirva para identificar las áreas críticas prioritarias, afectadas por actividades de hidrocarburos en el ex Lote 1-AB (ahora 192) y el Lote 8.

Por ello, esta mañana envió un proyecto de ley al Parlamento, el cual plantea la autorización al Ministerio de Energía y Minas de realizar transferencias financieras a cuenta de su presupuesto a favor de dicho organismo.

La elección del PNUD para la elaboración del estudio fue acordada en marzo del 2015 y quedo registrada en el Acta de Lima, tras una reunión entre los presidentes de las Federeciones de las Cuencas del Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañon; representantes del gobierno nacional y del gobierno regional de Loreto.

Dicho encuentro se dio en el marco de la mesa de diálogo implementada por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) para poner fin a las protestas de las comunidades contra la contaminación ocasionada por las labores petroleras en la zona. 

Ambos lotes están ubicados al norte de Loreto y abarcan las cuencas de los citados ríos. En la actualidad, conforman la zona de extracción petrolera más importante de la selva peruana.

El Lote 192 fue recientemente adjudicado a la firma Pacific Stratus Energy, luego de que en agosto de este año culminará su contrato con Pluspetrol Norte. La citada firma argentina posee, actualmente, la concesión del Lote 8, la cual mantendrá hasta el 2024.

Además del estudio, el convenio contempla el diseño de una estrategia de remediación ambiental aplicable a las áreas críticas, identificando las acciones en el corto, mediano y largo plazo.

La iniciativa tiene las firmas del presidente Ollanta Humala y del premier Pedro Cateriano.