Foto: Andina

Mediante un comunicado enviado a la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV), Repsol descartó esta tarde que esté cerca de llegar a un acuerdo para vender sus grifos y la refinería La Pampilla.

"La Sociedad desconoce el fundamento y el fin de la supuesta información y niega su veracidad", sostiene el documento.

Esta mañana,  el diario especializado Expansión informó que la compañía de capitales españoles estaba a punto de cerrar la venta de las gasolineras y la refinería que tiene en el Perú por 350 millones de euros (alrededor de US$385.53 millones), una operación con la que iniciaría su plan de desinversiones, anunciado la semana pasada.

Repsol está presente en el Perú en el negocio de upstream (exploración y producción en gas licuado de petróleo - GLP), a través del cual abastece, desde el yacimiento de hidrocarburos de Camisea, a más de un tercio del mercado peruano.

También tiene participación en el rubro de downstream (comercialización y refino), con una red de 374 estaciones de servicios y con la refinería de La Pampilla, cuyos activos (de los que posee un 51,03%) van a ser traspasados en la citada operación.