Foto: EFE
En un nuevo esfuerzo por apuntalar su economía, el Banco Central de China (Banco Popular) redujo esta mañana sus tasas de interés referenciales. Se trata de la sexta disminución que aplica el máximo ente monetario chino desde noviembre del año pasado.

También dispuso el recorte de la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reserva para así inyectar efectivo en el gigante asiático que sigue luchando contra la desaceleración.

Esta es una de las medidas más agresivas tomadas por China, en política monetaria, desde la crisis financiera global del 2008.

En un comunicado, el Banco Central chino precisó que el recorte es de 0,25 puntos en sus tasas de interés para los créditos a un año. De esta forma, su indicador para el costo del dinero queda en 4,35%.

En tanto, el coeficiente de caja para los bancos fue reducido en 0,5 puntos. Ambos cambios se harán efectivos a partir de mañana.

En los últimos 11 meses, los tasas clave de la máxima autoridad monetaria de China han pasado desde el 6 % hasta el 4,35 %.

Durante todo este tiempo, las autoridades chinas han dado una serie de pasos en su política monetaria para intentar dinamizar la economía del país, cuyo crecimiento se sigue ralentizando de forma progresiva.

La decisión del ente monetario llega solo cuatro días después de que se anunciara que la segunda economía mundial creció un 6,9% durante el tercer trimestre del año respecto al mismo período de 2014, lo que supone su ritmo más débil desde el segundo trimestre de 2009.

Fuente: EFE y Reuters