Foto: EFE
Un reciente reporte del Enfen ratificó la posibilidad de que el Fenómeno del Niño que llegará al Perú en el verano del 2016 será o fuerte o extraordinario.

Ante ello, la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg) estimó que los daños que podría ocasionar este fenómeno climático sobre el patrimonio nacional generarían costos por US$3.700 millones.

De ese total, solo el 15% está actualmente cubierto, mediante pólizas contratadas a las empresas del rubro que operan en el país, lo que implicaría un desembolso cercano a los US$500 millones, indicó el presidente del citado gremio, Eduardo Morón. 

“En realidad nadie puede saber el impacto real, pero en el último Niño de 1997, el 15% de todo lo perdido por las fuertes lluvias fue cubierto por las aseguradoras. Tomando esas referencias estamos hablando de US$500 millones”, precisó.

EN LAS REGIONES MÁS AFECTADAS
La situación se repite en la zona norte del país, en las cuatro regiones que serían las más afectadas: Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad

Según la Apeseg, solo un 23% de la producción anual y de bienes de capital más expuestos a daños (estimadas en US$ 98.037 millones) cuenta con algún tipo de protección económica ante desastres naturales.

En Piura, la región que ha sufrido los mayores daños por El Niño en los últimos 40 años, la cobertura sobre sus activos es de 34,1%. En La Libertad, la cobertura es de 18,8%; en Lambayeque, de 14,5%; y en Tumbes, apenas de 7,8%.

Eso sí, este nivel de protección solo comprende al adquirido por empresas privadas. En el sector público, la cobertura sobre el patrimonio es mucho menor. En Piura, por ejemplo, solo se llega al 9,4%; en La Libertad, apenas es de 1%; y en Lambayeque y Tumbes es de 0,9% en Tumbes, detalló Morón.