Foto: Andina
Cada vez que un aportante a una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) se jubila, el cálculo que se hace para obtener su pensión emplea una tabla de mortalidad, autorizada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), y elaborada sobre la base de un modelo chileno que establece una esperanza de vida de 110 años.

¿La razón? El sistema privado de pensiones peruano no había generado suficiente información sobre cuánto viven en promedio sus afiliados pues apenas tiene un poco más de 20 años en funcionamento.

La situación ha variado en años recientes, en los que este sistema aún joven ya suma 5.9 millones de aportantes. Por ello, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) ha anunciado que prepara una nueva tabla de mortalidad que reflejará la real esperanza de vida de sus afiliados.

Este instrumento será presentado antes de fin de año y se aplicará a aquellos que se jubilen a partir del 2016, indicaron fuentes de la SBS a PODER.

“Será una tabla dinámica que se irá actualizando, mientras incorpora información real de cuánto vive la gente en el sistema privado de pensiones”, anotaron.

Eso sí, esta herramienta solo reflejará la realidad del SPP, que es muy diferente a la de los aportantes a la Oficina de Normalización Previsional (ONP) y de los aportantes al sistema de retiro de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

La SBS reconoce que esta actualización ocasionará en un impacto en la pensión, pero solo de aquellos que estén cerca a la edad de jubilación, precisaron las fuentes.