Foto: Andina
Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), difundido esta mañana, da cuenta de que la región está experimentando su peor desempeño exportador en ocho décadas. 

De acuerdo con el documento denominado 'Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe 2015. La crisis del comercio regional: diagnóstico y perspectivas', este año los envíos de los países del bloque se contraerán -14%, en una tendencia a la baja que empeora en los últimos tres años.

El reporte detalla que la caída en el valor de las exportaciones y el deterioro de los términos de intercambio serán más agudos en los países y subregiones exportadoras de petróleo y sus derivados, y de materias primas, entre ellos, el Perú, cuyas ventas al exterior se contraerán 16% al cierre del 2015.

Los países más afectados serán Venezuela (-41%), Bolivia (-30%), Colombia (-29%), Ecuador (-25%) y  el Caribe (-22%). También registrarán resultados negativos Argentina y Chile (-17%), Brasil (-15%), Paraguay (-14%) y Uruguay (-12%). El impacto será menor en México y América Central (-4%).

Según la Cepal, las menores caídas en México y América Central se explican principalmente por su patrón exportador, donde la demanda de Estados Unidos, su principal destino, ha sido más dinámica que la de otras regiones. 

Por otra parte, las exportaciones mexicanas y centroamericanas tienen un alto componente de manufacturas, las cuales no sufrieron caídas de precios tan abruptas como sí ocurrió con las materias primas.

FACTORES ESTRUCTURALES
¿Qué explica entonces la fuerte disminución en los envíos del resto de la región? Los países de América Latina y el Caribe han enfrentado históricamente restricciones externas que se han traducido en procesos de freno y arranque (stop and go), y frecuentes crisis cambiarias y de endeudamiento externo, anota la Cepal.

Su estructura productiva y exportadora especializada en sectores de baja productividad y escaso dinamismo tecnológico hace que las economías de la región —pese a sus especificidades— sean altamente vulnerables a los vaivenes de la demanda internacional.

Esta restricción externa, que se atenuó para varios países durante el auge de precios de los recursos naturales, se presenta de nuevo con severidad al revertirse la bonanza.