Foto: EFE
Ante el menor crecimiento mundial, los altos inventarios actuales y el reingreso en el mercado de las exportaciones de Irán, el Banco Mundial (BM) recortó a la baja sus previsiones para el precio del barril de petróleo este año desde los US$57, previstos en julio, a US$52.

Para el 2016, el ente multilateral proyecta un precio medio de US$51.

“Vemos que el progresivo descenso, de cinco años, en la mayor parte de las materias primas continuará en el tercer trimestre de 2015. Hay suficientes inventarios y la demanda es débil, especialmente por las materias primas industriales, por lo que los precios pueden mantenerse persistentemente bajos", refirió el funcionario del BM,  John Baffes, autor del reporte.

De acuerdo con el ente multilateral, los precios de la energía, el petróleo y el gas cerrarían el 2015 un 43 % por debajo de 2014.

EL FACTOR IRÁN
En concreto, uno de los aspectos que provoca este descenso de precios es el reciente acuerdo nuclear de Irán con las grandes potencias, que permitirá que en unos meses, Irán pueda incrementar su producción de crudo en torno a 500.000 y 700.000 barriles al día, hasta alcanzar el nivel de 2011, antes de la imposición de sanciones internacionales, de 3,6 millones de barriles al día.

El acuerdo alcanzado en julio por el G5+1 (EE.UU., Reino Unido, Rusia, China y Francia más Alemania) con Irán busca controlar las actividades nucleares de ese país para que no logre desarrollar un arma atómica, a cambio de levantar las sanciones internacionales que ahogan su economía.

Además, remarca el reporte, Irán podrá comenzar a exportar de manera inmediata sus 40 millones de barriles almacenados y a esto se suma el enorme potencial en el sector de gas, al ser el país que cuenta con mayores reservas del mundo con un 18 % del total.

Los retos para Irán son ahora, subrayó Ayhan Kose, director del Grupo de Previsiones de Desarrollo del BM, atraer "la necesaria inversión extranjera y tecnología para aprovechar sus sustanciales reservas".

Fuente: EFE