Fuente: panoramio.com
Agobiada por la baja de los precios de los minerales, la multinacional Glencore, con siete operaciones mineras en el Perú, anunció esta mañana que recortará su producción anual de zinc en un tercio, lo que equivale a 500.000 toneladas, cerca del 4% de la oferta mundial de este mineral.

La decisión afectará a su yacimiento Iscaycruz, ubicado en el distrito de Pachangara, Oyón, en Lima, donde además de zinc, se extrae plomo y, en menor escala, cobre; así como a sus operaciones en Australia y Kazajistán, lo que se traducirá en una reducción de más de 1,500 empleos.

La firma indicó en un comunicado que “el principal motivo de esta reducción es preservar el valor de sus reservas, en un momento en que los precios del zinc y el plomo están bajos, lo cual no refleja adecuadamente la escasez de nuestros recursos”.

El precio del zinc ha perdido más del 30% de su valor entre su máximo nivel registrado en mayo y el menor, visto en septiembre, a 1.601,50 dólares la tonelada, un mínimo desde junio de 2010, según la agencia AFP.

Sin embargo, tras el anuncio de Glencore, el precio del zinc se recuperó en la Bolsa de Metales de Londres, subiendo hasta a 1.875 dólares la tonelada a las 10H35 GMT, un incremento de más del 12% frente a su precio de cierre de la víspera.

Para los productores de metales industriales continúa la preocupación sobre la desaceleración en China, economía que consume alrededor de la mitad del cobre mundial.

Altos ejecutivos vinculados al sector de metales en el gigante asiático prevén que la mayoría de los metales básicos tendrán una demanda débil en ese país el próximo año debido a una desaceleración del crecimiento, aunque existe alguna esperanza de que el apetito se fortalezca posteriormente en el año.

El año pasado, la mina Iscaycruz produjo 85,037 toneladas métricas finas de zinc, el 6% de la producción nacional de zinc (1.3 millones de toneladas), de acuerdo con información del Ministerio de Energía y Minas.