Foto: Andina
Con cuatro acuerdos preliminares, culminó esta tarde en Coyllurqui, Apurímac, la primera reunión de la Mesa de Diálogo entre la Comisión de Alto Nivel del Ejecutivo, integrada por ministros de Estado, y las autoridades locales de Cotabambas para sacar adelante el proyecto minero Las Bambas, que representa una inversión de US$10.000 millones.

El objetivo fue exponer a los representantes locales el Informe Técnico Sustentatorio (ITS), que modificó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y facilitó la reubicación de la planta de molibdeno, entre otros componentes del proyecto, lo que ocasionó el malestar de la población.

Por parte del Ejecutivo, acudieron la ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz; y los ministros del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal; del Interior, José Luis Pérez Guadalupe; y de Vivienda, Milton von Hesse. 

Uno de los acuerdos establece la realización de talleres informativos en cada uno de los distritos de la provincia de Cotabambas (Haquira, Tambobamba, Challhuahuacho, Coyllurqui y Cotabambas), los cuales se desarrollarán entre el 10 y el 20 de octubre.

También se estableció que el Ministerio de Vivienda dotará de viviendas a los familiares de los deudos de las víctimas fatales de los enfrentamientos del 28 de setiembre. En cuanto a los heridos, se encargó al Ministerio de Salud su atención integral hasta su recuperación.

En la reunión, estuvieron presenten además funcionarios de la Presidencia del Consejo de Ministros, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Salud, de la Defensoría del Pueblo, así como los cinco alcaldes distritales de Cotabambas. No participaron dirigentes de organizaciones locales.

Representantes del Frente de Defensa de la provincia de Cotabambas, del Frente de Defensa de Tambobamba, y de 17 comunidades del área de influencia directa del proyecto indicaron recientemente a PODER que la firma china MMG se habría amparado en una norma dada por el Gobierno en el 2013 para modificar el proyecto sin realizar un nuevo estudio ambiental y consultar a la población.

Esto ocasionó que el pasado 25 de setiembre pobladores de las provincias de Cotabambas y Grau, en la región Apurímac, iniciaran un paro indefinido contra el proyecto, el cual culminó con el compromiso entre las autoridades locales y el Gobierno de ir a una mesa de diálogo.

Durante el encuentro de hoy, las autoridades locales aseguraron que están dispuestos a "seguir con el diálogo constructivo", por lo que solicitaron al Gobierno el levantamiento del estado de emergencia en Cotabambas.