Anwar Choudury, embajador del Reino Unido en Perú. Foto: Perumin

(PERUMIN, Arequipa) En los últimos tiempos, el proyecto minero Quellaveco, de la empresa Anglo American, se ha convertido en la inversión más visible del Reino Unido en el Perú. El acuerdo entre Moquegua y la compañía minera, con la que esta consiguió la licencia social y asumió más de 20 compromisos y el desembolso de varios millones para un fondo social, es considerado un modelo de diálogo en el sector. Y si bien recientemente los avances han recibido críticas, estas no le terminan de hacer sombra.

 

Esta gran inversión minera es la más notoria y mediática. Sin embargo, existen muchas más que demuestran las buenas relaciones de negocios entre el Reino Unido y Perú. De acuerdo con la Embajada Británica, sumando todas las inversiones que van desde servicios financieros hasta grandes inversiones mineras, pequeños proveedores y otros sectores, se obtiene un monto que oscila entre los S/. 10.000 millones y los S/. 15.000 millones. Y todo indica que en los próximos años llegarían más. PODER conversó con el embajador de Reino Unido en Perú, Anwar Choudury, para conocer el futuro de las inversiones británicas en nuestro país.

 

¿Cuál es el sello distintivo de las inversiones británicas?

Nosotros pensamos que un buen negocio no es solo el que hace buenas ganancias, sino también el que sirve a la comunidad. Y creo que nuestras compañías entienden esto y están tratando de desarrollar prácticas en las que todos ganan: el gobierno, la empresa que invierte y la gente que vive en las áreas de influencia. El caso de Quellaveco es un ejemplo de ello. Estoy muy orgulloso de las empresas británicas que invierten y se comprometen de esa forma.

 

¿Qué ocurrió con Anglo American y Michiquillay?

Con Michiquillay no hubo ningún problema con la comunidad. Anglo American trabajó muy bien, pero tomaron la decisión de retirarse por motivos económicos y otros factores. En los negocios se toman decisiones de este tipo todo el tiempo. Es consecuencia de mirar la demanda del mercado. Y también de que la minería está pasando un momento complicado.

 

¿Cuál es la meta de inversiones del gobierno británico en el Perú?

Nuestro compromiso con Perú es de larga data. Y hoy tenemos muchas compañías interesadas en invertir. Mi misión es duplicar los negocios y el comercio del Reino Unido con el Perú en cuatro años. Hay tres sectores en los que estamos muy interesados: educación, salud y energías renovables.

 

En el sector educación, estamos trabajando directamente con el gobierno para que el Perú sea bilingüe en inglés hacia el 2021. También tenemos programas de intercambio de estudiantes para maestrías o doctorados. Hemos firmado acuerdos con el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) y el Ministerio de la Producción (Produce) para incentivar la innovación y también con universidades como la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC).

 

¿Cuáles son los objetivos en el sector salud?

Actualmente empresas del sector como Turner & Townsend y de seguros privados, como Bupa, ya operan en el Perú. Algunos de los más importantes hospitales británicos han dado capacitaciones a los médicos peruanos. Ahora queremos tener inversiones de empresas que construyen y operan hospitales. El Reino Unido ayudó al Perú a ganar experiencia en asociaciones público-privadas (APP) a través de ProInversión. Hemos visto que hay muchas clínicas que necesitan edificios y estamos tratando de conseguir financiamiento y de convocar a las compañías que puedan hacerlos rápidamente.

 

¿Y en energías renovables?

Apuntamos a ser los principales socios del Perú en energías renovables. Estamos muy interesados en invertir en energía solar. Tenemos empresas británicas que han conseguido innovaciones disruptivas en este tipo de fuentes. El problema con la energía solar era que no se podía almacenar. Hoy, estas compañías han diseñado baterías, de muy bajo costo, que permiten lograrlo. Ahora existe la posibilidad de proveer electricidad a gente que nunca la ha tenido. Estoy hablando de sistemas que sirven para pequeñas comunidades. Es la forma ideal de dar electricidad a los pobres.

 

¿Cómo introducirían al mercado peruano esta innovación?

Los precios de estos sistemas son tan bajos que no sería necesario pasar por procesos pesados y burocráticos. Podrían venderse directamente a autoridades locales. U ofrecerlo al gobierno central si es que buscan usarlos como parte de una política nacional. Por su bajo costo, también es factible que cualquier comunidad pueda adquirirlos.

 

¿Cuál es la perspectiva del Reino Unido respecto de Perú como destino de inversiones?

Sabemos que la economía en Latinoamérica se ha desacelerado. Pero vemos a Perú como parte de la Alianza del Pacífico. Cuando pensamos en Perú, pensamos también en Chile, México y Colombia. Pensamos en bloque. Mi trabajo aquí es llevar nuestra relación actual a un nivel preferente. Y es porque vemos a Perú como una economía importante.