Foto: Li shengli/Imaginechina

Después de una década desaparecida, la fugitiva más buscada de China está en custodia de Estados Unidos. Yang Xiuzhu huyó del país en 2003 después de malversar 40 millones de dólares.


Después convertirse en directora adjunta de la oficina de construcción en Zheijiang, aceptó sobornos de los promotores inmobiliarios por más de 40.62 millones dólares. Luego viajó a Holanda, donde se le negó asilo político y finalmente fue capturada en Estados Unidos por portar un pasaporte falso.


China, a pedido del presidente Xi Jinping, emprendió una operación internacional en 2014 para capturar a todos aquellos que habían fugado del país con grandes cantidades de dinero. Solo este año extraditó a 150 sospechosos de 32 países distintos. Solo en Estados Unidos, el gobierno chino calcula que hay cuarenta de la lista de cien personas que envió a la Interpol.


Fu Kui, director de la cooperación internacional en la China Construction Design International, aseguró que la cooperación de Estados Unidos fue clave pero que aún no hay mayores márgenes para estrechar lazos entre ambos países