Foto: RT

El número de personas que padecen hambre a nivel mundial ha disminuido de un billón a 795 millones a pesar del aumento de la población, informó las Naciones Unidas. El progreso fue más pronunciado en Asia Oriental, Sudeste y Asia Central, América Latina y el Caribe.


En las regiones en desarrollo, el número de personas que padecen hambre se ha reducido a 780 millones en la actualidad, o 12,9% de la población. Hace 25 años la cifra alcanzaba 991 millones, 23,3 % de la población en ese momento.


A pesar de la constatación de que casi 800 millones de personas en el mundo siguen padeciendo hambre, el informe describe los progresos realizados como un logro significativo.


72 de los 129 países monitoreados por la Organización para la Agricultura y la Alimentación lograron el objetivo de reducir a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre en sus poblacione. En las regiones en desarrollo la meta no se alcanzó por “pequeño margen”.


El informe atribuyó la reducción del hambre en parte a las condiciones políticas estables y el crecimiento económico en muchos de los países que habían cumplido el objetivo.


En África, sin embargo, veinticuatro países se enfrentan actualmente a las crisis alimentarias, el doble que en 1990. Los fenómenos meteorológicos extremos, los desastres naturales, la inestabilidad política y los conflictos civiles, pueden ser la razón.