a deuda europea ha experimentado subidas en las últimas semanas a pesar de las compras del BCE. Foto: RTVE

Para el Banco Central Europeo (BCE), la reciente oleada de ventas de deuda pública en la eurozona se trata de una corrección normal, sin embargo, la rapidez y contundencia del ajuste sí es algo preocupante y señala una "extrema volatilidad" en el mercado. Así lo explicó Benoit Coeure, representante francés en el Consejo Ejecutivo del BCE, quien indicó que el emisor europeo incrementará "ligeramente" las compras de deuda europea durante mayo y junio para anticiparse a la baja liquidez del mercado durante los siguentes.


Después de seis semanas de expansión cuantitativa (QE, su sigla en inglés) en que el rendimiento de los bonos soberanos ha llegado niveles que desclasificaron a alrededor del 8% de los activos para entrar en el programa, la reciente caída ha "rellenado la despensa" para el BCE. Esta corrección facilita la tarea al emisor europeo ahora que se preparan para un período de presión cuando la liquidez del mercado se evapore en agosto, consignó Bloomberg.


"Estamos teniendo en cuenta el patrón estival de funcionamiento del mercado de renta fija en la implementación del programa de compra de activos, adelantando de forma moderada su actividad compradora a mayo y junio, lo que permitirá mantener nuestra media mensual de 60.000 millones de euros, mientras que compraremos menos en el periodo vacacional", explicó Coeure, quien agregó que en caso de que sea necesario, intensificarían de nuevo las compras en setiembre.


El máximo emisor europeo quiso así advertir al mercado que el volumen de compra "ligeramente superior" que se observará en las próximas "no está relacionada con el reciente episodio de volatilidad". Es más, para el BCE, el retroceso reciente en el precio de los Bunds y otros bonos soberanos no es "una causa de preocupación, en tanto que refleja una corrección del mercado". "Se trata de la rapidez de la reversión lo que me preocupa más", dijo Coeure.


No es la primera vez que el BCE muestra flexibilidad en la ejecución de sus planes y los miembros del Consejo Ejecutivo han señalado que el ritmo de la compra de activos podría ser ajustado si garantiza la perspectiva de la inflación. "Tendría todo el sentido para el BCE ajustar sus compras a la oferta neta y liquidez, el mercado lo entendería y probablemente se sentiría aliviado", consideró el economista jefe de Bank J Safra Sarasin, Karsten Junius.