Foto: washingtonpost.com

Los sindicatos de trabajadores y sus aliados lograron este martes en Los Ángeles los votos necesarios para elevar el salario mínimo de 9 a 15 dólares.


No se trata de un hecho aislado. Ciudades como San Francisco, Chicago, Seattle y Oakland ya aprobaron los aumentos y otros estados consideran hacerlo pronto. La victoria en Los Ángeles es de mayor relevancia al tratarse de la segunda ciudad más grande de Estados Unidos, una ciudad donde el 50% de los trabajadores gana menos de 15 dólares por hora. El diario The New York Times calificó el hecho como “la más importante victoria alcanzada por los grupos de trabajo hasta ahora”. Bajo el plan aprobado, el salario mínimo se incrementará gradualmente en cinco años y alcanzará salarios no vistos desde 1960.


Los Ángeles también está considerando elevar los salarios de miles de trabajadores de los suburbios, donde viven gran cantidad de trabajadores del sur de California. Los promotores de la propuesta esperan que estas medidas se puedan replicar en Santa Mónica West Hollywood y Pasadena. En el Estado de Nueva York el salario mínimo vigente es de 8,75 dólares y también se elevará a finales de este año a 9 dólares.


Los opositores al alza, como propietarios de pequeñas empresas y la Cámara de Comercio de Los Ángeles, temen que la medida aprobada espante a las empresas y estas busquen otras ciudades en las cuales puedan pagar sueldos menores. Sin embargo otros economistas que apoyan el aumento señalan que no hay datos históricos suficientes para predecir el efecto de un salario mínimo de $ 15, que no tiene precedentes.


También en Kansas City, Missouri, activistas recogieron recientemente suficientes firmas para presentar una iniciativa electoral en agosto para aumentar el salario mínimo a $ 15 para el año 2020.