Foto: AP Photo/Charlie Neibergall

La ex secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, ahora en campaña para alcanzar la candidatura por parte del Partido Democráta, carga sobre sí los cuestionamientos dirigidos hacia los negocios de sus hermanos Tony y Hugh Rodham.


El partido de los republicanos encontró en una última publicación del The New York Times argumentos para aumentar la sospechas. El diario puso a la luz varios intentos del hermano menor, Tony, para sacar provecho de su relación con la familia presidencial ante, por ejemplo, una minera haitiana, inversores chinos y una empresa cosmética californiana.


“Rodham ha tratado de utilizar sus conexiones con su hermana y el ex presidente Bill Clinton, para promover una carrera de negocios que ha visto más fracasos que éxitos”, señaló el diario. Tony también fue señalado en un informe publicado por el Departamento de Seguridad Nacional relacionado con un centro no especificado en el que este fue director general.


Este, por su parte, señaló que por su trabajo en la Fundación Clinton tienen contacto con distintas autoridades. La fundación también es cuestionada por no señalar los fondos que recibe de instancias gubernamentales.


Tras esto, Tony Rodham se negó a hablar sobre el tema, como señala el portal Business Insider, que recibió una carta de la fundación señalando que los hermanos de Hillary decidirán si responden o no sobre los cuestionamientos.


"Ella (Hillary) ama a su familia más que a nada. Sus hermanos siempre han estado ahí para ella, y ella siempre estará ahí para ellos. Aunque cada quien tiene su vida, sus propios puestos de trabajo y sus propios altibajos”, escribió Nick Merrill, portavoz de la campaña.


Por su parte, el hermano medio, Hugh, también adeuda algunas respuestas. Este aceptó 400 mil dólares de delincuentes que fueron indultados por Bill Clinton y se cuestiona su actitud desfachatada en sus visitas a la Casa Blanca, a la que llamaba “una residencia”. Este tampoco respondió al diario de negocios, por estos y otros casos.