Foto: www.diariofinanciero.com

La empresa de hidrocarburos Royal Dutch Shell, más conocida solo como Shell, está en el ojo de las críticas después de que en un documento interno se reconociera que la temperatura global aumentó 4 °C, el doble del nivel considerado seguro para el planeta, y que no limitará sus emisiones de dióxido de carbono de acuerdo a los estándares internacionales.


La Agencia Internacional Independiente de Energía pronosticó que, a largo plazo, las temperatura podría elevarse incluso en 6 °C. El diario The Guardian señala que, en ese contexto, la estrategia de la empresa anglo-holandesa, conduce a un “cambio climático catastrófico”.


El informe de Shell, por su lado, asegura que la demanda mundial de energía aumentará hasta un 80% en 2060, en comparación con los niveles de 2010. Razón por la cual, se requiere mayor extracción.


A puertas de la reunión general de accionistas, estos exigieron una mayor transparencia respecto al impacto que genera el grupo sobre el cambio climático. En paralelo, las críticas también caen sobre Shell debido al deseo de realizar una perforación en el Océano Ártico, lugar hasta al que han acudido grupos de ambientalistas en kayaks, canoas y paddleboards.


Ben van Beurden, el director ejecutivo de Shell, ha declarado en repetidas ocasiones que el gigante de los combustibles fósiles es una empresa responsable que acepta plenamente la necesidad de contrarrestar el calentamiento global, ha hecho campaña por un impuesto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, y se está enfocando en combustibles limpios como el gas.


Pero el análisis New Lens Scenarios de Shell acepta que las temperaturas mundiales se elevarán a un nivel que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sostiene que tendría un impacto grave. Según los estudios, un aumento de 4°C en 2100 supondría, por ejemplo, un aumento del nivel del mar de entre 52cm y 98cm, dando lugar a inundaciones costeras generalizada.


Las emisiones de dióxido de carbono de Shell aumentaron en 2014 y se espera que aumenten aún más a medida que amplía el negocio después de la fusión con la petrolera británica BG.