La utilización del fracking o fracturación hidráulica ha permitido a Estados Unidos incrementar su producción de petróleo y reducir drásticamente sus importaciones, lo que ha generado una sobreoferta mundial que se ha traducido en un desplome de los precios. El fracking –que algunos culpan de causar terremotos en ese país– podría liberar casi 140,000 millones de barriles de petróleo en todo el mundo, el equivalente a las reservas probadas de Rusia, indica un reciente estudio de la empresa de investigaciones de mercados IHS que reseña el diario británico Financial Times.


Irán, Rusia, México y China son los países que más se beneficiarán con las tecnologías utilizadas por los buscadores modernos de shale oil en Estados Unidos, lo que dará nuevo aire a yacimientos de petróleo y gas envejecidos. Dos terceras partes del crudo recuperable extra podría provenir de Medio Oriente y de América Latina, según el informe.


De hecho, los procesos de fracturación hidráulica y perforación horizontal contribuyeron al fuerte crecimiento de la producción petrolera de Estados Unidos. Hay compañías que usan avances tecnológicos para recortar costos y mejorar la productividad. Pero se utilizan menos en otros lugares, en parte debido a la oposición de los ambientalistas, pero también por la necesidad de equipos especializados. En el Reino Unido las perforadoras para extraer las reservas de shale gas reciben la resistencia de la gente porque temen al riesgo de que provoque pequeños temblores en la tierra y al ruido y a las consecuencias del transporte de los materiales hacia los yacimientos.


IHS destaca que podrían liberarse unos 141,000 millones de barriles de los yacimientos conocidos fuera de América del Norte, de los cuales 135,000 millones probablemente requieran del proceso de fracturación. Unos 40,000 millones de barriles están en Irán, donde el gobierno espera atraer inversión extranjera siempre que se levanten las sanciones en su contra tras un acuerdo nuclear. México, que está abriendo su sector energético a inversiones extranjeras, le sigue con 14,000 millones de barriles potencialmente recuperables, Rusia con 12,000 millones y China con 6,000 millones.


Otros países resaltados por el estudio son los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Kazajstán, Argelia, Libia y Venezuela, cada uno con más de 4 mil millones de barriles. También destacan Argentina y Brasil, en América Latina, y Argelia y Libia, en África.


Durante seis meses IHS estudió más de 170 formaciones petroleras maduras en todo el mundo y tres yacimientos en Francia, Túnez y China, donde los operadores revivieron viejos activos con tecnología nueva. En Francia, donde el fracking no está permitido, el yacimiento Saint Martin de Bossenay cercano a París, y que fue abandonado en 1996, volvió a desarrollarse mediante la perforación horizontal, lo que elevó la tasa de recuperación de petróleo de 40% a 44% y amplió sus reservas en 1 millón de barriles, o cerca de 10%.