Desde que presentó su campaña 'Caza del Zorro', en julio pasado, el gobierno de China ha repatriado a un total de 150 fugitivos, todos sospechosos de corrupción en la potencia asiática y poseedores de fortunas ilegales.

El diario China Daily informó que los detenidos fueron encontrados en 32 países diferentes y que ocho de ellos estaban prófugos en el extranjero hace más de diez años. Los datos fueron confirmados por el Ministerio de Seguridad Pública china.

En abril cayó uno de los fugitivos más buscados por sospecha de corrupción, Dai Xuemin, antiguo gestor de una empresa de inversión en Shanghái y acusado de fraude.

La 'Caza del Zorro' es un plan del Gobierno chino para combatir la evasión de oficiales corruptos al exterior, mediante un esfuerzo conjunto del Gobierno, el Partido Comunista, el banco central chino y los servicios diplomáticos.

La iniciativa se enmarca en la lucha contra la corrupción que emprende el Gobierno de Xi Jinping desde que el mandatario tomó el relevó de poder en marzo de 2013.

Aunque en la campaña anticorrupción del Gobierno miles han sido detenidos y enviados a prisión, la iniciativa se topa con frecuencia con la inexistencia de acuerdos de extradición o la dificultad para congelar los activos de los sospechosos en el extranjero.

Estados Unidos, Canadá y Australia son tres de los principales destinos de los sospechosos de corrupción chinos, según la prensa oficial de la potencia asiática.

Con información de EFE y Reuters.