Foto: Andrew Harnik / AP

La mayoría de senadores demócratas han descarrilado abiertamente una de las principales prioridades del presidente Barack Obama, votando ayer para detener la "vía rápida" en un tratado comercial con las principales naciones del anillo del Pacifico, a menos que se garanticen medidas conexas.

El polémico Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), negociado a puerta cerrada y bajo el mayor secreto, involucra a naciones que juntas constituyen el 40% del PIB mundial, incluyendo al Perú. Con él se busca la integración de las economías y mercados de los países de la región Asia-Pacífico. Sin embargo, nadie tuvo acceso a ningún borrador del mismo hasta que se filtró a través de Wikileaks en noviembre de 2013. Algunos especulan que en sus negociaciones usan la llamada “máquina ciega”, una computadora que permite ver los textos en pantalla pero que no tiene puertos para extraer la información.

El acuerdo pretende regular desde temas laborales y derechos de autor hasta patentes farmacéuticas, inversiones estatales y regulaciones medio ambientales. Los países ‘afortunados’ de este macro acuerdo son Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y los latinoamericanos México, Chile y Perú.

La "vía rápida" para la legislación comercial (es decir, la potestad del ejecutivo para firmarla sin pasar por el Congreso) no logró su aprobación en la votación de prueba ayer por la tarde, que resultó 52 a 45. Se necesitaban sesenta votos para comenzar el debate formal de medidas que allanan el camino a la aprobación del complejo acuerdo comercial y a la vez ofrecer ayuda a trabajadores desempleados afectados por acuerdos comerciales de la misma naturaleza.

Sin embargo y aunque el presidente Obama busca que el Senado le otorgue poderes absolutos para legislar y aprobar el acuerdo, el rechazo es casi categórico. Y, como ya sea ha dicho, sus mayores detractores provienen del propio partido demócrata. Antes de la votación, muchos demócratas - incluyendo algunos de los pocos que han apoyado el empuje comercial de Obama a lo largo de su mandato - dijeron que no estaban dispuestos a seguir adelante con el debate a menos que los líderes republicanos proporcionaran garantías de que las distintas piezas se mueven en tándem.


La principal opositora del TPP en la bancada demócrata, Elizabeth Warren (senadora por Massachusetts), acusó al presidente de duplicidad en una serie de entrevistas y apariciones públicas durante esta semana porque "en realidad no deja que la gente lea el acuerdo" antes de la votación de prueba este martes en el Senado. "El presidente nos está pidiendo que votemos para engrasar un acuerdo comercial que se ha negociado en gran medida, pero que  aún se mantiene en secreto", dijo Warren a la National Public Radio el martes por la mañana.