Los más grandes bancos de Estados Unidos andan preocupados por la retórica "anti-Wall Street" que ya comienza a sentirse y que esperan siga aumentando mientras el país entra en la campaña presidencial del 2016.

Según un informe del The Wall Street Journal, altos ejecutivos de las principales instituciones financieras han empezado a trabajar en las formas de contrarrestar la idea de que "los bancos son malos".

De hecho, el pasado 31 de marzo se celebró una reunión en la sede del Bank of America de Nueva York. Allí participaron ejecutivos senior de JP Morgan, Citigroup, Goldman Sachs, Bank of America, Morgan Stanley, Bank of New York Mellon, y State Street.

Los pesos pesados discutieron el panorama electoral que  les espera -en el que se recrudece la mala imagen financiera- y cómo contratar lo que ellos ven como un falso discurso sobre la gran banca.

De acuerdo con las fuentes del Wall Street Journal, el debate giró en torno a la búsqueda de fórmulas para resaltar el rol positivo que juegan los bancos en la economía, así como los cambios y reformas que han emprendido desde la crisis financiera.