La Unión Europea (UE) propondrá esta semana un proyecto para redistribuir a los inmigrantes de una manera más uniforme, con el objetivo de facilitar la labor de Italia y otros miembros a la hora de hacer frente al flujo de entrada. Sin embargo, esta medida cuenta con la oposición de algunos países del bloque.

La comisión ejecutiva de la UE revelará el miércoles su tan esperada agenda europa sobre migración, con la que harán un llamamiento a la revisión de las políticas en el tema.

Italia y otros países del sur están pidiendo ayuda a la UE para hacer frente a los miles de inmigrantes que alcanzan suelo europeo en barcos desde Libia. La presión para tomar medidas se intensificó el mes pasado, cuando cerca de 800 inmigrantes se ahogaron tras un naufragio en el Mediterráneo.

Las propuestas necesitan la aprobación de los 28 miembros del bloque, algo que está lejos de que ocurra.

EN CONFLICTO
Italia, Alemania y Austria respaldan este sistema de cuotas. Sin embargo, con varios partidos antiinmigración en auge, varios gobiernos europeos se oponen.

"Es una mala idea para cualquiera dejar a los refugiados en tu país en lugar de defender sus fronteras, y entonces decir 'Los redistribuiré entre ustedes'", dijo el primer ministro húngaro, Viktor Orban. "Es una propuesta injusta e indecente", añadió.

Según mostraron las estadísticas de marzo de la agencia Eurostat, el número de solicitantes de asilo en la UE creció un 44% en 2014, hasta alcanzar los 626.000. Más de 200.000, lo que equivale a uno de cada tres, se registraron en Alemania, país al que le sigue Suecia, con 81.200, e Italia, con 64.600.