Una vez más, Grecia redujo su pronóstico de crecimiento al considerar que solo crecería un poco más de un tercio del ritmo que estimó inicialmente en su plan de presupuesto 2015, según un esquema de reformas elaborado por el Ministerio de Finanzas.

Esto genera nuevas dudas sobre el rescate financiero que requiere el país.

El Gobierno proyectó un crecimiento económico de más de 0,8% este año, pese a que en marzo lo ubicaba en 1,4% y a fines del año pasado estaba en 2,9%.

La gestión del primer ministro Alexis Tsipras, electo en enero tras prometer flexibilizar los términos del rescate, sostiene desde hace meses conversaciones con los acreedores oficiales de Grecia sobre una lista de reformas para destrabar los fondos.

Las proyecciones económicas del país se complicaron, según el Ejecutivo, debido a ingresos menores a lo esperado en el 2014 y la incertidumbre sobre el financiamiento.

"No obstante, se estima que las condiciones favorables para la economía griega se van a mantener. En términos indicativos, se espera que la tasa del PBI en el 2015 exceda el 0,8% registrado en el 2014", dijo el Gobierno.

Grecia emergió el año pasado de una profunda recesión, que contrajo su producto bruto interno en una cuarta parte durante un periodo de seis años, lo que redujo puestos de trabajo y afectó los estándares de vida.

Con información de Reuters.