Foto: hoy.es

La economía China se desacelera. Respecto al año anterior, las exportaciones chinas cayeron 6,4% y las importaciones aún más, 16,2%. El resultado, igual, es un saldo positivo de 34 mil millones de dólares, pero queda claro que la demanda de la segunda economía del mundo se cae ya que en marzo también hubo la misma tendencia.


Los analistas, por el contrario, esperaban que las exportaciones aumentaran ligeramente y, si bien esperaban una caída de las importaciones, esta solo se calculaba de 12%.


El primer ministro descartó una devaluación y el ministro de economía señaló que la caída se debe, en parte, al mayor valor del yuan en los últimos meses. Pero de igual modo, el mes pasado el viceprimer ministro chino, Wang Yang, ya hizo un llamado a las autoridades para que detengan la desaceleración de las exportaciones de China. En los últimos tres meses el banco central ha reducido las tasas de interés tres veces, en un intento por reactivar parte de la economía.


Según el The New York Times, en China empiezan a sumarse un sector comercial que se tambalea, la presión de la desaceleración y los temores de los políticos. Así, el gobierno ha reducido su objetivo de crecimiento para este año. Con las importaciones y exportaciones combinadas esperan que aumentar las cifras en 6%.