Foto: Reuters

Con solo el 5% de la ayuda necesaria, Nepal hace todos los esfuerzos para hacer frente a la destrucción que ocasionó el terremoto de 7,8 grados hace casi dos semanas.


Las Naciones Unidas solicitó 415 millones de dólares de contribuciones, pero hasta ahora estas solo son de 22 millones, ha advertido el coordinador de la ONU en Nepal, Jamie McGoldrick. "Las necesidades de socorro siguen siendo grandes y necesitamos con urgencia fondos para poder continuar nuestro trabajo”, dijo en conferencia de prensa.


Los trabajos en el país asiático se empiezan a convertir en “una carrera contra el tiempo” ante la proximidad de las lluvias monzónicas, advirtió. Los vientos y lluvias llegarán por el sur del continente a inicios de junio. Con la precaria situación material en el país, el fenómeno climático solo agravaría la frustración y dificultaría más la entrega de ayuda. Actualmente mucha de la ayuda solo puede ser llevada a su destino a pie.


7 mil 800 personas murieron, 300 mil casas fueron destruidas y 16 mil personas resultaron heridas el 25 de abril, en el peor desastre de Nepal en 80 años. En India y China también murieron más de cien personas. Si la ayuda de la comunidad mundial no aumenta, la tragedia humana solo aumentará.


Nepal es uno de los países más pobres y después del terremoto quedó en la quiebra. Las pérdidas se han calculado en 20 mil millones y la reconstrucción en 5 mil millones de dólares.