Foto: majedkhalil.info

El Servicio Federal de Inteligencia (BND) alemán restringió su cooperación con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, según anunciaron distintos medios como el diarioSüddeutsche Zeitung, las emisoras públicas NDR y WDR, y la agencia de noticias DPA. La medida alemana se da después que se descubriera el espionaje que se realizó a funcionarios y empresas europeas.


Ahora la NSA tendrá que justificar cada vigilancia que realice en Internet para que la BND le brinde los datos. El caso cobró más importancia cuando se descubrió que, entre los espiados, se encontraban la presidencia francesa, la Comisión Europea y la empresa aeronáutica europea Airbus, el mayor fabricante de aeronaves del mundo.


El acuerdo de transmisión de información se gestó en 2002, tras los atentados del 11 de septiembre debido a que uno de los autores recibió formación en Alemania. Desde entonces funcionarios de la BND y técnicos de la NSA han trabajado juntos en la base de monitoreo de la agencia alemana de Bad Aibling, una antigua estación de vigilancia militar de Estados Unidos en Baviera, al sur del país Europeo.


La mandataria Angela Merkel está dispuesta a comparecer ante la comisión parlamentaria -como ya lo hizo el titular de Interior- pero se ha negado a publicar la lista de búsquedas solicitadas por la NSA que consistía en direcciones IP, correos electrónicos y números de teléfono móvil. El argumento que utiliza es que es necesario aclarar los hechos pero sin dañar las relaciones con Estados Unidos.


El socio de Gobierno de Merkel y líder de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel señaló que si el caso es más grave, la responsabilidad deberá recaer enteramente sobre Merkel, quien, asegura, le negó los hechos en dos oportunidades.