Foto: gde-fon.com

Un nuevo estudio demuestra cómo el uso de la ropa formal, como el terno, estimula el pensamiento abstracto. "El vestir ropa formal nos hace sentir poderosos y cambia la forma básica en que vemos el mundo", dice Abraham Rutchick, autor del estudio y profesor de psicología en la Universidad Estatal de California, Northridge.


Para el trabajo The Cognitive Consequences of Formal Clothing (Las consecuencia cognitivas de la ropa formal), publicado en el número de mayo de la revista especializada Social Psychological and Personality Science, se evaluó el tipo de proceso mental de algunos estudiantes en día un cualquiera y se comparó con el proceso en una sesión en las que se les pidió vestir formalmente.


Para ejemplificar los beneficios de estos resultados Michael Slepian, coautor del estudio y profesor de gestión en Columbia Business School, a señalado que pensar en el dinero de manera abstracta podría ayudar al ahorro ya que esta perspectiva rechaza las compras impulsivas.


Los estudios sobre el efecto que produce la ropa en los sujetos aún están en ciernes, pero The Atlantic, a propósito, ha recordado el estudio Enclothed cognition (La cognición vestida) del 2012, que demostraba cómo algunas personas, al usar una bata blanca, similar a la de los médicos, se volvían más atentas.


Slepian ha añadido que si bien la tendencia actual es usar ropa informal para ir a trabajar, esto, por el contrario, podría incrementar el efecto que pueda causar, por ejemplo, un sastre en una persona.