Después de cuatro meses de cifras negativas, la inflación en la Eurozona marcó un 0% en abril, según reportes oficiales de la Oficina Europea de Estadística, Eurostat. Esto aumenta la esperanza de una recuperación económica en la región.

Los precios al consumidor alcanzaron un -0,1% en marzo en 19 de los países que usan el euro, pero el ascenso de este mes parece ahuyentar a los fantasmas de la deflación. La principal razón sería que los bajos precios en energía continúan reduciendo el costo de vida.

El Banco Central Europeo indicó que sus medidas políticas parecen haber dado frutos. “Tras haber alcanzado niveles bajos en enero, las expectativas de inflación a largo plazo en la zona euro se han recuperado. La caída observada en los últimos dos años ha empezado a detenerse", señaló el ente.

Mientras tanto, se informó también que la tasa de desempleo permanece estable. En marzo fue de 9,8%, a lo largo de los 28 países que componen la Eurozona. La tasa más baja la tiene Alemania con un 4,7%, mientras la más alta corresponde a Grecia (25,7%).