La destrucción de infraestructura en Nepal supone un paso atrás de medio siglo / Foto: Elconfidencial.com

Nepal está en la lista de países más pobres, pero luego del terremoto del sábado pasado el país ha quedado en quiebra, informan fuentes oficiales de ese país. Las pérdidas registradas por devastador terremoto sumarían US$20,000 millones, según el Servicio Geológico de EEUU. En tanto, la reconstrucción demandaría unos US$5,000 millones, alrededor del 20% del PBI, proyecta Rajiv Biswas, economista jefe de Asia-Pacífico para IHS. Sólo en daños a infraestructuras, la destrucción supone un paso atrás de medio siglo.


El especialista señaló que Nepal necesitará ayuda financiera a gran escala y apoyo técnico para la reconstrucción a largo plazo de la economía. Por lo pronto, el Banco de Desarrollo Asiático afirmó que donaría US$200 millones durante la primera fase de reestructuración. Las Naciones Unidas aún no se han manifestado.


Biswas remarcó que en Nepal los estándares de construcción de las viviendas son muy bajos, lo que motivó tanto desastre cerca del epicentro del terremoto.


Ubicada en lo alto en las montañas entre India y China, la actividad económica de Nepal genera sólo US$20,000 millones por año, siendo una de las más pequeñas del mundo. Con un PBI per cápita anual de alrededor de US$1,000, muchas familias ya viven en la pobreza, y algunos dependen de las remesas de los familiares que viven en el extranjero.


Uno de los pocos sustentos del país ha sido el turismo. Según el Ministerio de Cultura, Turismo y Aviación Civil, un empleo se genera por cada seis visitas de turistas, y 138,000 personas están empleadas en ese sector. La mayoría de los turistas provienen de la India y China, y muchos se sienten atraídos por los templos de Nepal. En el 2013, cerca de 800,000 extranjeros visitaron el país.


Pero son las altas montañas del Himalaya las verdaderas atracciones de la industria del turismo. Los alpinistas extranjeros pagan a las compañías de viajes hasta US$100,000 por la oportunidad de escalar el Everest. Parte de ese pago va al Tesoro Público, mientras que otra parte del dinero se distribuye en los hoteles locales. Los guías de montaña también obtienen una tajada.


A pesar de su reputación como un paraíso de montaña, la industria dominante de Nepal sigue siendo la agricultura. Aproximadamente 70% de la población se gana la vida con la agricultura y la industria constituye poco más de un tercio de la economía.


No obstante esta tragedia, hay economistas que consideran que a largo plazo esto puede constituirse en un punto de quiebre para un crecimiento económico, tomando en cuenta el ejemplo de Sichuan, en China (aunque habría que recordar también a Haití que sigue sin recuperarse). Los recursos hídricos son un potencial a explotar, dicen, y la exportación de su producción hidroeléctrica a la Indica y China podría ser fundamental.