El año 2015 podría marcar un hito histórico al marcar el despegue en el uso de energías renovables a nivel mundial, por encima de los combustibles fósiles. Un avance necesario y decisivo en el objetivo de poseer fuentes de energía más limpias. 

El punto de quiebre, en realidad, comenzó el 2013, cuando en todo el mundo se añadieron 143 gigavatios de capacidad eléctrica renovable, contra los 141 gigavatios usados en plantas de combustibles fósiiles como el petróleo, el gas o el carbón.

El estudio pertenece a Bloomberg New Energy Finance (BNEF) y señala también que este cambio continuará acelerándose, por lo que se espera que para el año 2030 la capacidad renovable se habrá cuadriplicado.

"El sistema eléctrico está dando el giro hacia energías limpias", explicó el fundador del BNEF, Michael Liebreich. Por el momento, la energía solar solo tiene una cuota de uso global del 1%, pero se prevé que sea la mayor fuente de energía en el 2050.

Los especialistas indican que el cambio definitivo se producirá de todas maneras, por lo que la gran pregunta es cuándo ocurrirá. Las cifras aún distan de ser las mejores, pero los informes que hablan de un avance sin vuelta atrás resultan bastante optimistas.